CON ESE PECHO NO PODRÁS AMAMANTAR



Hay muchos mitos de lactancia que nos dicen que no podremos amamantar. Y muchas personas "bien intencionadas" que nos recuerdan que con ese pecho no vamos a poder dar teta.


Vamos a ver algunos de esos mitos que giran alrededor del tamaño o forma del pecho y la sospecha de que "no son buenos para la lactancia":


Si tienes los pezones pequeños, planos o invertidos tu bebé no podrá mamar


Tener poco pezón, o tenerlo plano o invertido NO es un inconveniente para la lactancia. Podrás dar el pecho a tu bebé igual que otra mujer que no tenga el pecho como tú.


¿Por qué? Porque el bebé no mama del pezón, la leche SÍ sale por el pezón, pero el bebé no tiene que coger el pezón para extraer la leche.

Para un buen agarre el bebé tiene que coger una gran parte de areola, no de pezón.

Una vez dentro de la boca, el bebé con su succión, hará llegar el pezón a la parte final de su boca, sea del tamaño que sea el pezón.


El único caso en el que como sean los pezones realmente afecta a la lactancia es con los pezones umbilicados. Son pezones de apariencia de invertidos pero que tienen unas fibras internas que los mantienen hacia a dentro y no los dejan salir aunque les presionemos o el bebé succiones.


¿Está descartada la lactancia en estos casos? NO. Con la succión del bebé o del extractor estas fibras suelen romperse y dejar de ser una interferencia, pero es un proceso muy doloroso para la madre.


Si tienes el pecho pequeño no tendrás suficiente leche

La producción de leche NO depende del tamaño de los pechos, sino de la estimulación que reciba el pecho. La glándula mamaria tiene la capacidad de producir la leche que tu bebé necesita, o para dos o más bebés. El único secreto es la estimulación, la demanda. A mayor demanda, mayor producción.

No tener leche es muy muy raro. Tener leche insuficiente es algo que sí puede pasar pero que es consecuencia de otros factores y en la mayoría tiene rápida solución, como ya hablamos en la sesión del día 7, ¿cómo puedo saber que tengo suficiente leche?.

Si te has hecho una operación de aumento o reducción de pecho no podrás amamantar

Por norma general, no tendrías que tener ningún problema. En los aumentos, hoy en día no se tocan los conductos, con lo que la lactancia queda preservada.

Con las reducciones tampoco debería, pero si parecen dar más problemas, dependiendo de la porción de glándula mamaria que hagan extraído.

Lo mismo ocurre en caso de una cirujía en el pecho. Dependerá de la cantidad de tejido mamario retirado o dañado.

Pero NUNCA debemos descartar una lactancia por haber tenido ningún tipo de cirujía en el pecho, hay que esperar, informarse bien, y contar con un buen asesoramiento para que las dificultades, si aparecen, se corrijan y no se asocien a la intervención en el pecho.

Si no te ha aumentado el pecho durante el embarazo no tendrás suficiente leche

Durante el embarazo es habitual que el pecho aumente de tamaño. Puede llegar a aumentar su peso entre 400gr y 600gr. Y una vez iniciada la lactancia puede llegar a pesar 800 gramos más que antes del embarazo.

Pero igual de normal es que no notes muchos cambios durante el embarazo y los tengas al inicio de la lactancia.

Ningún cambio en el pecho durante el embarazo o la lactancia determina la capacidad de la glándula mamaria para producir leche.


'Lo normal es que la glándula mamaria funcione bien, igual que lo normal es que lo haga el corazón o los riñones'.

Y podemos añadir algún que otro mito más relacionado con los cambios en el pecho, totalmente erróneos:


Si no te gotean los pechos entre tomas es señal de que no produces suficiente leche


Si no notas la subida (o bajada) de la leche es que no tienes una buena producción de leche, o es que no tienes leche

Si no te sale calostro del pecho durante el embarazo no tendrás leche los primeros días

Durante el embarazo, el tejido glandular de los pechos produce calostro en pequeñas cantidades. Hay mujeres que ven claramente como sale calostro de su pecho durante los últimos meses de embarazo. Otras no aprecian más que unas costras blancas o amarillentas en el pezón, que son gotas de calostro que se han secado. Y otras, no notan ni ven rastro de calostro.

Todas estas situaciones son normales y no determinan la cantidad o calidad de la leche.

¿Desconocías alguno de estos mitos?, ¿te preocupa que tu pecho no sea perfecto para amamantar a tu bebé?, ¿alguien te han dicho que no podrás?.


Cuéntame, te leo.

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon

2017 FisioLacta. Maternidad Positiva y Fisioterapia. Todos los derechos reservado