• Rocio Garcia

CÓMO ES UN PARTO NORMAL PASO A PASO



Hoy en día se habla mucho acerca de tener un parto fisiológico, de cómo conseguir que el equipo médico que te atiende respete tus decisiones, de las actuaciones médicas desaconsejadas por la OMS (Organización Mundial de la Salud), de luchar contra la violencia obstétrica... Y, ¿por qué? Pues porque se ha perdido la fe en que la mujer pueda parir por si sola y sin complicaciones, porque en España (como en muchos otros países), se sigue utilizando un modelo de atención al parto que está obsoleto y que trata a todas las mujeres embarazadas como si tuvieran un parto patológico o de riesgo, con el objetivo de prevenir que se den algunas situaciones que podrían complicar el proceso del parto.


Pero ¿sabes qué? eso no es lo normal. Lo normal es tener un parto sin complicaciones, lo normal es que tu cuerpo te avise de que está preparado para recibir a tu bebé, lo normal es que tu cuerpo te pida cambiar de posición si de esa manera va a facilitar el nacimiento de tu bebé, que te avise de cuándo ha llegado el momento de pujar, incluso, de cómo hacerlo de la forma menos lesiva para ti y tu bebé.


Pero tener un parto normal es difícil en un contexto en el que se trata el parto como una intervención médica más. Sería mucho más fácil si se partiera de la confianza en la capacidad de la mujer para dar a luz, y se establecieran protocolos en los que se priorizara la comodidad, el apoyo y la información. Sería mucho más fácil si se entendiera que si decidimos dar a luz en un hospital, los profesionales sanitarios están ahí para asistirnos si lo necesitamos, no para parir por nosotras.


La medicina salva vidas cuando es necesario que se salven, mientras tanto dejemos que nuestro cuerpo hable.

Y dicho esto, hoy os quiero hablar de en qué consiste realmente un parto normal y cómo se desencadena de manera fisiológica.


El parto normal se podría definir cómo aquel que se inicia de forma espontánea, es decir, sin que nadie intervenga. Donde la mujer segrega su propia oxitocina y junto con las contracciones que tiene es capaz de dilatar y empujar al bebé por el canal de parto hasta conseguir que nazca.


Dentro de esta definición no se estipulan tiempos normales de dilatación ni de parto, ya que cada cuerpo y cada parto es un mundo.


Existen muchos factores que pueden influir en cómo se desarrolla el parto y lo que se ha demostrado al 100% es que realizar intervenciones innecesarias dentro de un parto que transcurre con normalidad, puede provocar complicaciones que necesiten de más intervenciones médicas, y así sucesivamente.


Lo que sí que se cumple en todos los partos por igual son las distintas fases por las que pasa:


1. Fase de pródromos o contracciones de Braxton Hicks.

2. Comienzo del parto.

3. Fase de dilatación.

4. Fase de expulsivo y alumbramiento.


Vamos a ver cada una de ellas para que puedas entender como se desarrolla un parto fisiológico paso a paso:


1ª FASE - LOS PRÓDROMOS O CONTRACCIONES DE BRAXTON HICKS


Es una fase, un poco impredecible, que sucede antes de que estemos de parto (propiamente dicho). Y

es impredecible porque varía mucho de una mujer a otra, incluso de un parto a otro en la misma mujer.


Esta fase puede durar días o semanas, con contracciones leves o imperceptibles que ceden con el

descanso, y que tienen como finalidad preparar nuestro útero para el parto. Son lo que conocemos

popularmente como las contracciones de Braxton Hicks.


Es importante que sepas que estas contracciones no son dolorosas, ni provocan la dilatación del cuello uterino, ya que la presión que ejercen es lateral, mientras que las contracciones de parto ejercen una presión de arriba hacia abajo, haciendo que la cabeza del bebé choque contra el cuello del útero provocando la dilatación.

Lo que puedes sentir es una ligera presión en la barriga (notar que se pone dura) o que no notes nada. En cualquier caso, las contracciones de Braxton Hicks están ahí haciendo su trabajo y que no las sientas no está relacionado con que el parto tarde más o menos en llegar, ni con que vayas a tener contracciones de parto más o menos intensas.


2ª FASE - COMIENZA EL PARTO


Un parto normal se desencadena entre la semana 37 y la 42 de gestación.


Es importante que conozcas las señales que se deben cumplir para saber que realmente estás de parto. De ese modo evitarás acudir al hospital demasiado pronto, y reducirás el riesgo de que se te practiquen algunas intervenciones que pueden romper el ritmo natural de tu parto.


Estarás de parto si:

- Tienes